Seguidores

domingo, 21 de octubre de 2018

Actos de amor

"para mí: solo una noche y una boca" Marina Tsvietáieva

Y esa era mi morada
su piel blanca y pecosa
un cuerpo que me devenía
como revelación.
Ese cuerpo de callado trino,
se desnudaba fugaz ante
la suavidad de
sus labios.
Si solo entonces supieras
cómo mis manos podrían
vibrar en un sinfín de vocales
entretejidas en tu piel.
Me hago de palabras,
de textos, de ti...
Me allego a ti:
morada efímera.
Te desvaneces entre
mis manos.
Mis sentimientos
escurren como sangre
por tu cuerpo.
Hay dolor.
Hay un vaciamiento.
El tiempo no alcanza
a retenerte.
El lugar te rehúye.
Y es que hay actos de amor
que dan la sensación de solo una noche y de
pertenecer a solo una boca...

domingo, 16 de septiembre de 2018

Auxilio

Todo es más fácil
cuando escribo en
mis venas: Auxilio!
En las noches
puedo sentir cómo
me gritan con fuerza
aquellas altivas voces.
Puedo ver las siluetas
y rodearme de ellas.
Danza macabra.
Grito agónico.
Temblor moribundo.
Llanto errante.
Esperanza que se desmiembra
a cada segundo,
ante fechas festivas.
A veces uno se aburre
del rostro parco
y de la vida quieta,
sobre todo cuando
es por estar REPRIMIDO.
Yo solamente digo:
Auxilio!
Cuando se está más cercano
a una bala que a un pétalo de flor.

jueves, 9 de agosto de 2018

Resistencia

Es tarde. Una vez más la noche
se trasviste de angustia.
El tiempo pasa y yo sigo
olvidando lo que sucede.
Me desprendo de tu piel
con un réquiem de fondo.
El miedo se acerca.
Esto no se detendrá y
ya he visto demasiadas rostros
en la morgue.
Ni cara ni cruz.
La incertidumbre suena
en mis oídos.
Comienzo a buscar mis males.
Resistencia es lo que nos mueve,
aunque a veces tartamudeé
en el perspicaz espacio
de mi vida.

martes, 3 de julio de 2018

Magia

Que no se acabe la magia
de mirarte a los ojos y
hacerme temblar.
Que mis lágrimas solo sean
por extrañarte en esta
amarga distancia.
Que este insomnio solo me lleve a
pensarte sin importar las ojeras
del día siguiente.
Que el miedo solo sea a
perderte y no se transforme
en negatividades.

Que no se acabe la magia
de sentir tu cuerpo junto al mío
aunque eso nos cueste tiempo y distancia.
Que nuestros besos sigan siendo
como los primeros.
Que sea un amor puro y sincero,
con aprendizajes espero no a porrazos.
Que tu voz me siga encantando
y guiando en esta oscuridad que
a veces es mi mundo.

Esta noche es tuya.
Te transmito cada pensamiento y
sentimiento que me desborda.
Sé que soy intensa, amor,
Pero soy sincera.
Sé que no soporto esperar,
soy demasiado ansiosa,
pero a ti te espero, amor.
Esta noche es nuestra
los insomnios dialogan.

He pasado por tanta pena
que cada alegría que me das
me es difícil de creer
y cómo te quiero.
No te sueltes de mí,
yo solo espero darte felicidad...
aunque poco conozca de ella.
Contigo veo luces, siento luces
nunca antes sentidas.

Que nuestras almas sigan
conectadas a nuestros cuerpos
y compartamos este férreo sentir.
Es el aquí y el ahora
en su plenitud.
Deja que mis manos te envuelvan
y socorran.
Déjame lamer tus heridas
hasta que cicatricen.
Pero qué la magia no se acabe mi amor!

domingo, 1 de julio de 2018

Amor de ida y vuelta

De viaje en viaje
el Destino te situó justo
ante mí.
Eres mi sitio,
tu cuerpo sabe a mí,
en tu mirada vivo
como reflejo que late
y me moviliza.

Te volcaste en mi paisaje.
Este sentimiento inmenso
solo puede ser para ti.
Sentir que mi edad vale algo,
después de tanto tiempo VIVIR
en ti apenas llegaste.

Amo besar tus suaves labios y
que el Chile disgregado sea testigo
de este amor ubicado en distintos lugares
de un mismo mapa.
Qué feliz me hace su existencia....
para transformarnos y amarnos,
siempre en par.

Déjame respirar por tus heridas,
devorarte lentamente.
Usted puede formar parte
de este tejido rojo que es
nuestra historia.
Amor, caricias y sueños,
razón de mi alma.
Cuán feliz puedes hacerme.

Te llevo en mi memoria y corazón.
Uniste mis fragmentos,
saltaste y detuviste a los gigantes
que me aquejaban.
Cómo te quiero!

Amor de ida y vuelta,
en alma y cuerpo,
llevo tu piel en la mía.
Tú la cura de mis lamentos y
de mis miedos.
Siempre el misterio de la vida:
cómo es que llegaste para ser
la perfecta sintonía.





lunes, 4 de junio de 2018

La partida




                     Con cariño para José Luis


Desde arriba te
invito a mirar
mi cuerpo que sangra y
que enfermo expresa
su arte, situándote
como el observador
de un cuerpo frágil y desnudo
que va desapareciendo
a través de la luz.

Chile está enfermo y
el ciudadano representa a
la patria herida en su body-art:
Simulacros de sangre
alrededor de la bandera
y en la pierna izquierda del artista
una marca roja
como si la izquierda también
sangrara. El cuerpo
pintado de Copello nos recuerda
a una bandera. Es como una doble patria:
residual y enferma.

La partida es el exilio o autoexilio
de ciudadanos chilenos
que se van con dolor y resistencia.
Tal como lo representa el cuerpo
De Copello. No es casualidad que
su postura remita de forma
metonimica a un Chile dictatorial:
Son los exiliados y los ciudadanos
que sufren y se resisten.

Esta postura desde arriba
no colabora para que el espectador
solidarice con el artista,
sino que desde un prisma lejano
lo hace mirar una realidad
que lo impacta y que en el fondo
visibiliza.

"Mi arte es mi cuerpo" nos anuncia
el performer y así es como
absortos nos perdemos en estas
temáticas sicopatrióticas.
Es Copello nuestro mimo desangrado
y grabador olvidado.



sábado, 26 de mayo de 2018

Silencio

Entre la multitud
siempre en silencio
o ¿silenciada?
Con gritos que desbordan
mi mirada.
Con un lenguaje latente
entre labios.
Lejos de ser una surrealista,
muy consciente de lo que sucede.
Sensible a un entorno cínico
que no repara en sí mismo.
El juego consiste en
ocultarse tras un velo.
Desconozco las reglas,
me resisto a jugar.
Qué juegos más tóxicos.
Estoy llena de voces,
de letras al desnudo.
No entienden,
no soy silencio. O tal vez,
aquel silencio bullicioso.
Lo cierto es que estoy rota. He
chocado de frente con la vida.
Necesito digerir
atisbos de luz tal y como lo haría
una antropófaga.
La tristeza no me da la cara...
y puedo verla reflejada en la ventana.
Qué más da. Todo me parece tan vacío.
Siento hambre de vientre. Volver a nacer.
Debo quitarme la mordaza,
tengo tanto que decir.
Al parecer la niñez te voló la cabeza.
Yo que tanto te amo y tú jugando a ser cínico,
a silenciarme tras un rostro funerario.
Y vuelve de nuevo la pena, el trago amargo
y los malos recuerdos.
Pensándote a gritos y ausentándome así del mundo.